jueves, 18 de septiembre de 2008

Frases graciosas, frases chistosas, pensamientos divertidos II

Frases graciosas, frases chistosas, pensamientos divertidos II

En las guerras, los soldados reciben las balas y los generales las medallas.

Hay poetas que inspiran lástima.

Intenté suicidarme y casi me mato.

A los ahorcados se les hace un nudo en la garganta.

En lo único que los abogados no se equivocan nunca es en pasar la factura.

Los psiquiatras estan cobrando precios de locura.

Cual es la mitad de uno? El ombligo.

El dinero no trae la felicidad, pero cuando se va, se la lleva.

Conduzca con precaucion Por que morir en perfecta salud?

Los políticos son como los cines de barrio: Te hacen entrar y después te cambian el programa.

Yo se lo que es trabajar duro, porque lo he visto.

Me compré un contestador automático tan bueno que, cuando no recibo mesajes, se inventa algunos para que no me deprima.

El tiempo es el mejor maestro. Lástima que mate a todos sus alumnos.

En realidad las tortugas saben volar, lo que pasa es que son tan lentas que no consiguen despegar.

No robes. El Gobierno odia la competencia.

El de la economía es el único campo en el que dos personas pueden obtener el premio Nobel por decir uno exactamente lo contrario del otro.

Las estadísticas económicas son como una bikini, lo que revelan es importante, lo que ocultan es vital.

Nunca pegues a un hombre con gafas; pegale con un bate de beisbol.

¿Hay vida antes del café?

Combata la superpoblación: esterilice a las cigüeñas!

¿Hay peces vivos en el Mar Muerto?

La contaminación no te da respiro.

Los buzos trabajan bajo presión.

Si no tienes nada que hacer, por favor, no lo vengas a hacer aquí.

Las suegras son como las semillas del tomate: vienen ahi pero no sirven para nada.

En política siempre existe el peligro de pertenecer a las mayorías.

Debe haber sido terrible el susto del erizo!

Para graduarse de otorrinolaringólogo lo principal es aprenderse la palabra.

Las mujeres celosas no besan al marido; le sellan la boca.

La filosofía consiste en decir refranes con palabras difíciles.

El mal educado cena ejecutando un concierto de sopa.