viernes, 23 de abril de 2010

Chistes de suegras, chistes contra suegras

Chistes de suegras, chistes contra suegras

El médico se dirige a un tipo que estaba en la sala de espera:
- Señor, le tengo una mala noticia: su madre, la que ayer se encontraba internada, ha...
- No, esa no era mi madre, era mi suegra.
- Ah, entonces le tengo una buena noticia...


¿Cuál es el vino más amargo?
El vino mi suegra.


Pregunta un joven a su padre:
- ¿Para qué me sirven el tomate con todo y semillas?
- Es como las suegras, nadie sabe para qué sirven pero ya vienen incluidas.


Una mujer le dice a su marido:
- ¡Jorge! ¡Mi mamá se va a tirar por la ventana!
- ¡UY que me espere un cachito que corro el auto!


¿Qué hacen 12 suegras ahogándose en el mar?
¡HACEN BIEN!

Un matrimonio discutía y el marido dice:
- ¡Es que tu mamá tiene la culpa de todo!
La esposa responde:
- Sí, ya sé que no querés a mi mamá...
- ¿Quién dice que no quiero a tu madre, si yo la quiero igual que a la cerveza.
La esposa, conocedora de la pasión de su cónyuge por la cerveza, le dice con tono de interrogación:
- ¿Querés a mi mamá igual que a la cerveza?
- Sí, igual, la quiero fría, con la boca abierta y echando espuma.

Durante el desayuno, la esposa comenta a su marido:
- Mi madre viene a vivir con nosotros, así que tendremos que mudarnos a una casa más grande.
Y el marido contesta:
-¿Para qué? ¡Tarde o temprano nos encontrará!

Una suegra salió a pasear con uno de sus tres yernos. Mientras pasaban por el parque, la señora se resbala, cae en el lago y se empieza a ahogar. Sin dudarlo un momento, el yerno se tira al agua y la rescata.
Al día siguiente, el yerno sale y encuentra un auto último modelo con una nota pegada en el parabrisas:
- Gracias de parte de tu suegra, que te quiere.
Una semana después la suegra sale a pasear con su segundo yerno. Al pasar por el mismo lago, la señora se vuelve a resbalar y cae al agua. De inmediato su segundo yerno se mete al lago y la salva.
Al día siguiente, el segundo yerno encuentra frente a su casa un auto último modelo y una nota que dice:
- Gracias de parte de tu suegra, que te quiere.
Una semana más tarde la suegra sale a pasear con su tercer yerno. La historia se repite, y la señora se cae al lago. Sólo que esta vez el yerno se sienta en el suelo y se ríe mientras ve a la señora ahogarse y hundirse en el agua.
Al día siguiente, el tercer yerno sale y encuentra un auto último modelo con una nota en el parabrisas:
- Gracias de parte de tu suegro, que te quiere.